Vale la pena

Vale la pena: lo usamos cuando hacemos un esfuerzo y el beneficio es superior al esfuerzo.

No vale la pena: lo usamos cuando hacemos un esfuerzo pero el beneficio no compensa ese esfuerzo.

Ejemplos de VALE LA PENA:

  • Vale la pena visitar España, es un país con mucha cultura, paisajes increíbles y una comida riquísima
  • Vale la pena aprender español, puedes conocer a muchas personas de países diferentes
  • Vale la pena perseguir tu sueño, es importante ser realista y no abandonar
  • Vale la pena aprender a cocinar, puedes hacer la comida que te gusta, más sana y gastar menos dinero.
  • La vida vale la pena

Ejemplos de NO VALE LA PENA:

  • No vale la pena trabajar quince horas al día; en mi opinión, es mejor tener más tiempo libre
  • Los programas de telerrealidad no valen la pena
  • No vale la pena preocuparse por cosas sin importancia
  • Yo creo que no vale la pena ir solo un día al gimnasio

CONJUGACIÓN

Vale la pena o No vale la pena se usan en tercera persona de singular o plural del presente o de otros tiempos verbales.

Ejemplos:

  • Para mí, no valen la pena las telenovelas (presente en plural)
  • Valió la pena ir a la playa el fin de semana pasado (pretérito indefinido)
  • Ha valido la pena ver a mis amigas esta tarde (pretérito perfecto)
  • Siempre valía la pena ir a casa de mis abuelos (pretérito imperfecto)
  • En el futuro, valdrá la pena vivir en el campo (futuro)